La Isla de Benidorm

La Isla de Benidorm. Historia de amor.

Esta pequeña isla, situada al sur de Benidorm, bien enfrente de la bahía, es una fuente de vida con un gran valor biológico y medioambiental. La isla es de un gran interés para los amantes del buceo, ya que existe una gran variedad de especies en el fondo. Es accesible desde el puerto de la ciudad, se encuentra a unos 4 kilómetros del mismo. La  gran mayoría coincide, y es que estamos delante de un “must see” si pasas tus vacaciones en la Costa Blanca, y una vez allí tendrás varias actividades a realizar.

Por una parte puedes aprovechar y ver el fondo del mar mediante sus barcos de suelo transparente. Las vistas son preciosas, como hemos dicho antes existe una gran variedad de especies que no te dejarán indiferente.

Para los amantes de los paseos y la naturaleza, puedes adentrarte en esta inclinada isla y recorrer sus caminos, rodeados de gaviotas y matorrales. Puede no sonar muy bien dicho así, pero vale la pena. Notarás su gran inclinación, la isla tiene unos 350m de longitud y su punto más alto se encuentra a unos 75 metros del nivel del mar, avisados quedáis. Esta acentuada inclinación nos da dos paisajes distintos, estando un extremo al nivel del mar, permitiendo darse un baño aunque la costa sea rocosa, y ofreciendo un magnífico acantilado en el otro extremo.

Por otro lado dispone de un restaurante, el único atisbo de humanidad en la isla, en el que podrás pararte a comer una ve hayas paseado y te hayas bañado, descansar y pensar cual va a ser el plan para la tarde.

Pero lo más interesante está por llegar, porque esta isla esconde una trágica historia de amor. Cuenta la leyenda que hace muchos años un caballero se enamoró de una dama del pueblo, pero no se atrevía  cortejarla con lo que se dedicaba a observarla disimuladamente durante meses cuando la joven iba a buscar agua a la fuente del pueblo.

Una mañana, tras esperar y esperar, la joven no apareció, con lo que el caballero, preocupado, indagó y descubrió que aquella doncella había caído enferma. Con toda su valentía decidió subir la gran montaña que se encontraba a las afueras, la conocida como Puig Campana, para pedir consejo al brujo que la habitaba, y saber qué debía hacer para ayudarla. Lamentablemente, el brujo respondió que nada se podía hacer, que su trágico destino estaba escrito. Le recomendó entonces que fuera a encontrarla y disfrutara con ella del poco tiempo que les quedaba juntos.

Una vez asumido el trágico destino, el enojado caballero sacó su espada y la clavó en la montaña, fruto de su frustración y desespero, haciéndolo con tanta fuerza que un trozo de la montaña se desprendió de la misma y fue a parar al mar, naciendo así la isla que nos ocupa. Tras dicha gesta, nuestro caballero bajó al pueblo a ver a su amada para compartir con ella sus últimos suspiros.

Finalmente, se cumplió la predicción del brujo, y esa misma noche, con la puesta de sol la chica murió. Esa misma noche, el caballero colocó el cuerpo difunto en una embarcación, y se dirigió hacia la isla que había creado horas atrás. Una vez llegó a su destino, clavó su espada en la embarcación y se hundieron los dos.

FIN

Venga, sécate los ojos, que tienes que leer lo que queda que es poco. Si quieres ver el lugar, ¿por qué no hacerlo con nosotros? Quédate en el Blue Sea Calas Marina y tómate un día para visitar tranquilamente la isla, disfrutar del mar, de la isla y empaparte de su romanticismo.

También Te Podría Interesar

discotecas benidorm de noche

Benidorm de noche, los mejores pubs y discotecas

Los mejores parques acuáticos de España

Recorre las históricas ciudades españolas

Celebra Halloween en Blue Sea