Frédéric Chopin

Frédéric Chopin. Un invierno en Valldemossa

Frédéric Chopin fue un conocido músico polaco que en  noviembre de 1838 viajó a Mallorca junto a su pareja la escritora George Sand (Aurore Dupin) y los dos hijos de ella. Se conocieron a finales de 1836 en la ciudad que ambos residían, París.

Frederic_Chopin_photo.jpeg
Frédéric Chopin

En aquella época el estado de salud del músico ya no era bueno y uno de los hijos de Sand sufría problemas reumáticos, por eso ante la llegada del invierno decidieron cambiar de residencia. Escogieron la isla de Mallorca por su suave invierno pero las lluvias y la humedad de aquel año no ayudó a mejorar el estado de salud de Chopin hasta el punto de ser diagnosticado de tuberculosis a principios de diciembre.

En Valldemossa, un pueblo de la Serra de Tramuntana, alquilaron una celda en la misma Cartuja, un antiguo monasterio y residencia real. Se rodearon de bonitos jardines y de un ambiente de tranquilidad, y es por ello que ambos consiguieron una gran inspiración para crear su propio arte.

Pronto el músico recibió un piano Pleyel de París con el que compuso grandes obras y que todavía hoy se conserva en la misma celda.  Resguardado de la intensa lluvia y enfermo, Chopin compuso la mayoría de sus Preludios, la Polonesa en Do Menor y la Mazurca en Mi menor entre otras composiciones.

La escritora George Sand tuvo tiempo para escribir su novela Spiridión y Un invierno en Mallorca. En esta última deja plasmada la difícil situación en la que se encontró aquel invierno, y es que además de los problemas de salud de los que estaba rodeada,  su carácter difícil y sus costumbres burguesas chocaban con la sociedad conservadora mallorquina.

Finalmente dejaron la isla el 12 de febrero de 1839 para volver a París, no sin dejar una inmensa huella que perdurará para siempre.  Actualmente las puertas de la que fue su celda están abiertas al público y hay un museo donde se pueden encontrar documentos originales de la pareja además del piano que recibió desde Francia aquel año.

Valldemossa

En la Serra de Tramuntana hay un pequeño pueblo de poco más de 2 mil habitantes en un valle repleto de olivos y almendros que lleva al visitante a otra época. Se encuentra a 17 km de la capital y a una altura de 436 metros sobre el nivel del mar. Su privilegiada situación permite hacer excursiones tan bonitas como el Camino del Archiduque, en que el mar por un lado y la montaña por el otro os acompañan durante todo el trayecto.

La atracción principal de Valldemossa es la Real Cartuja así como el encanto de sus estrechas calles rodeadas de casas de piedra. Este hermoso pueblo no solo sedujo a Frédéric Chopin y George Sand, también personajes como el Archiduque Luís Salvador de Austria, Jovellanos o Rubén Darío cayeron en el embrujo de su belleza y residieron algún tiempo en el municipio.

Os aseguramos una visita preciosa y enriquecedora.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Valldemossa

También Te Podría Interesar

Platos típicos de Mallorca. Saborea la isla

Los mejores parques acuáticos de España

Tu opinión cuenta. Hoteles reformados de Blue Sea

Recorre las históricas ciudades españolas